martes, 17 de diciembre de 2013

Una instantánea (casi) de barro.



Cambiando un poco de tercio, esta entrada va de retratos en barro...

Todo esto de los retratos empezó con ella... ¡era tan mona la nena...!¡y la foto!

Después de ella han venido otros cuantos, os dejo dos (cuyos dueños me han dado amablemente el permiso para publicar la foto en el blog)


Comenté en la entrada anterior que me habían encargado un cuadro para una pareja que cumplía 50 años de casados... Bueno, pues son ellos: ¡enhorabuena!


A continuación, os pongo una serie de fotos del proceso de realización del retrato que he puesto en primer lugar, para que se vea el desarrollo de un trabajo de este tipo:

Tras la realización de la placa de barro (yo uso para estos trabajos barro refractario de chamota fina de color blanco), comenzamos colocando barro para hacer una primera aproximación de formas, marcando aquellos puntos que nos van a servir de referencia.



Vamos matizando por partes (aquí ya están casi boca, nariz y ojos)



Un poco más avanzado...



A falta de hacer la mano y los últimos retoques...




Pieza secándose, a la espera del acabado con un baño de óxido de hierro y la cocción a 1260º centígrados.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias majete... es que la modelo es muy guapa ;-)

      Eliminar
  2. Tremendo trabajo Laura!! Enhorabuena!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eli. Me alegro de que te guste. Realmente, son cuadros que llevan mucho trabajo (y no todos los días una tiene la mano acertada...)
      Un beso

      Eliminar